© 2011. Todos los Derechos Reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Blog rank

Search

Cargando...
20 septiembre 2011

Jon Cryer, Ashton Kutcher y Angus T. Jones

De mantener el éxito la serie podría tener varias temporadas por delante.
La nueva temporada de "Two and a Half Men" ("Dos hombres y medio") comenzó con un velorio: el de Charlie Harper, el personaje que hasta el año pasado encarnó el polémico actor Charlie Sheen para convertir a la serie en una de las más populares de la televisión estadounidense.

Durante ocho temporadas, la historia de los Harper-Sheen en la piel del mujeriego díscolo, su hermano Alan, amargado y perdedor, interpretado por Jon Cryer y el hijo de este último, un adolescente que, por edad, es el "medio hombre" al que alude el título-, supieron ganarse la fidelidad de unos 15 millones de espectadores semanales.

A comienzos de este año, la salida intempestiva de Sheen hizo peligrar la continuidad del programa: el actor, el mejor pago de las series de Hollywood, fue despedido por la cadena CBS y Warner Brothers después de haber insultado públicamente al productor, Chuck Lorre.
Los cruces entre Sheen y sus jefes de ocuparon horas enteras y páginas completas en los medios estadounidenses.
"Vigilen su estúpida audiencia y hagan lo que tengan que hacer. Yo me iré a hacer películas con grandes estrellas", declaró el ofuscado actor hace unos meses.
Lorre guardó silencio, hasta este lunes. Podría pensarse que se dejó guiar por la sabiduría popular en eso de que "el que ríe último, ríe mejor".
En el debut de la serie en la era post-Sheen, el actor fue despedido con sorna y poco cariño. En la ficción, claro: el guión se encargó de dejar en claro que el viejo Charlie Harper había pasado a mejor vida.
El discurso de despedida junto al ataúd aclaró las circunstancias: muerte por aplastamiento bajo un tren en París.
"Su cuerpo explotó como un globo relleno de carne", dijo sin miramientos la regordeta Rose, vecina de los Harper en la serie.

Trámite rápido

Los productores, que debieron arreglárselas para retomar la historia sin uno de los dos actores principales, perdieron pocos minutos en el asunto.
"Habiéndose convertido por derecho propio en una de las comedias más sucias de la televisión, una que no escatimó recursos a la hora de hacer bromas de doble sentido, no había lugar para ponerse sentimental en la despedida de Charlie Harper", escribió el crítico Brian Lowry en la revista Variety.
"No había lugar para ponerse sentimental en la despedida de Charlie Harper", escribió el crítico"
Así, la mansion de Malibú que el personaje ocupaba con su hermano y su sobrino fue puesta a la venta por una madre más preocupada por las hipotecas que acongojada por la pérdida.
Sobre el personaje muerto, que muchos consideran un alter ego del propio Sheen, hubo más verdades para ventilar, desde infidelidades múltiples al consumo de "sustancias farmacéuticas". Los asistentes al velatorio, en su mayoría ex amantes de Charlie, recordaron lo que él les había dejado: una larga lista de enfermedades venéreas.
De allí en más, todo lo que se ve es una urna funeraria, que por una maniobra torpe se abre para dejar caer las cenizas al piso. Charlie (Harper o Sheen) es historia.
El guión -escrito por el productor Lorre junto al co-creador de la serie, Lee Aronsohn, y otros dos colaboradores- tuvo sabor a cuenta saldada, como si la ficción y la realidad fueran inseparables.
El divorcio público de Sheen y CBS estuvo antecedido, además de por los excesos verbales, por escándalos en la vida del actor vinculados con la violencia doméstica y el abuso de drogas.
El protagonista de películas como "Wall Street" y "Pelotón" presentó incluso una demanda ante un tribunal californiano, en la que pedía un resarcimiento de US$100 millones a los productores por haberlo dejado fuera de la serie.

El debutante

El momento en que Charlie Harper es ceniza perdida, justo al promediar el episodio, marcó la entrada a escena del actor sobre el que están posadas todas las miradas: Ashton Kutcher, contratado para hacer dupla con Jon Cryer en la nueva "Two and a Half Men".
"No puedo reemplazar a Charlie Sheen, pero lo voy a dar todo para entretener al máximo"
Empapado de pies a cabeza, golpea la ventana de la mansión Harper y se presenta: "Intenté suicidarme pero el mar estaba muy frío", dice Kutcher en la piel de Walden Schmidt.
En abierto contraste con el difunto personaje, el de Kutcher no bebe alcohol, le gusta dar abrazos, es un poco nerd y algo torpe con las mujeres. Aunque es "bien dotado" -un streap tease en cámara arranca comentarios de las actrices en escena y obliga a pixelar por un rato la pantalla para que la audiencia sólo imagine lo que no puede ver- y es rico como su predecesor.
En la vida real, Kutcher también es ahora la estrella con mejor sueldo de la pantalla chica: por capítulo recibirá US$700.000, según la revista "TV Guide", aunque bastante por debajo de los honorarios de US$1,2 millón que embolsaba Sheen.
"No puedo reemplazar a Charlie Sheen, pero lo voy a dar todo para entretener al máximo a la gente", afirmó el nuevo protagonista, que en el pasado se lució en la serie "That '70s Show" y en comedias románticas para el cine.
La respuesta sobre el futuro de la serie la tendrá el público: los críticos sugieren que, de alcanzar un 80% del rating del pasado, "Two and a Half Men" podría tener varias temporadas por delante, con un vínculo reinventado entre Cryer y Kutcher y con el problemático Sheen como un recuerdo distante.

Fuente:

Valeria Perasso
BBC Mundo, Los Ángeles

0 comentarios:

Buscar en la Web

Entradas populares